El Dios Ares pertenece a la segunda generación de los dioses del Olimpo. Hijo de Zeusy Hera, pero parido por ésta en la soledad, en la ira y la venganza hacia su esposo, por su numerosa descendencia con mortales y no mortales.

Es el dios de la guerra, la representación de la violencia, de la destrucción, del dolor y la muerte. El dios Ares es la guerra en sí mismo, es la fuerza bruta, la expresión de la atrocidad y la devastación. Pero no por ello sale siempre victorioso de los combates, de hecho es herido varias veces, sobre todo en las reyertas con su hermana Atenea, diosa de la guerra también.

Ares carece de lugares de culto y existen muy pocos templos en su honor. Esto quizás se explique porque más que una figura divina, es la misma representación de la guerra en sí, es una acción, Él es la batalla.

Es representado con su armadura de bronce, escudo y lanza en las manos. Sus animales sagrados son los buitres y los pájaros carpinteros, y los perros se sacrifican en su honor. Posee un majestuoso carro tirado por cuatro caballos inmortales.

  • Padre:  Zeus
  • Madre:  Hera
  • Homónimo romano:  Marte
  • Epítetos:  Enialio, Brotoloigos (destructor de hombres), Maleros (brutal), Teikhesiplêtês (asaltante de murallas), Teritas ( llamado así por Teros, su niñera), Androfontes (asesino de hombres), Miaiphonos (manchado de sangre).

Leyenda del Dios Ares

El dios de la guerra no tiene buena relación con los demás dioses del Olimpo. Éstos, se irritan por su forma de actuar compulsiva y carente de inteligencia, lo mismo en el campo de batalla que en la vida cotidiana. Por esto lo evitan, lo que hace que el dios Ares sea un ser solitario.

Ares se sienta en frente de Afrodita en el Olimpo, en un feo y pobre trono de latón, cuyo cojín está forrado con piel humana. El continuo cortejo a la diosa, hace entrar en cólera al giganteHefesto que la desea como esposa.

El dios Ares, no tiene criterio propio, tan pronto se pone del lado de los troyanos, como de los aqueos. Su único fin es hacer la guerra. Los guerreros lo invocan para derrotar a sus enemigos y para acabar con sus pueblos. Su reino es el campo de batalla, y su triunfo, la sangre derramada.

Posee una casa de campo en los bosques de Tracia (región de Grecia). Y tiene varios amores tanto mortales como inmortales, además de una basta descendencia. Pero el adulterio con Afrodita, es sin duda, el más célebre de la mitología griega.

Pocos son los que se atreven a combatir con el dios, solo aquellos que son inmortales o que están protegidos por otras deidades. Tal es el caso de Diomedes y Heracles, a los que protege la diosa Atenea de la espada y la lanza del dios Ares.

El dios Ares tiene varios ayudantes que le acompañan en sus batallas, entre ellos sus hijos Deimos y Fobos (espíritus del terror y del miedo). Se hace acompañar también por su hermana Enio, diosa del derramamiento de sangre y de la violencia, que le ayuda a comenzar el conflicto, mientras que su otra hermana Hebe solo le prepara el baño. Además de por Cidoimos (el griterío y el alboroto en las batallas), las Macas (batallas), las Hisminas (disputas), Polemos (personificación de la guerra y las batallas) y su hija Alala (personificación del grito de guerra griego).

Mujeres e hijos

  • Aérope: Muere al dar a luz a su hijo Aeropo, que es amamantado por ella ya fallecida.
  • Aglauro: Esta princesa ateniense engendra a Alcipe con el dios Ares. También es amante de Hermes.

    Ares y Afrodita

  • Afrodita: Diosa de la belleza y el amor en el sentido erótico de la palabra. Le es infiel a su marido Hefesto con varios dioses, pero su preferido es Ares. Tiene varios hijos con él: Anteros, Deimos, Eros, Fobos, Harmonía e Hímero.
  • Altea: Hija del rey de Etolia y esposa del rey de Caledonia al que es infiel con Ares, del que es posible sea el hijo Meleagro.
  • Astíoque: Doncella con la que se acuesta en secreto en la casa de Áctor, donde da a luz a Ascálafo y Yalmeno.
  • Atalanta: Heroína con grandes dotes para la caza. Da a luz a Partenopeo.
  • Cirene: Con esta ninfa, Ares engendra al giganteDiomedes de Tracia.
  • Demonice: Tiene cuatro hijos con el dios: Pilo, Testio, Molo y Eveno.
  • Enio: La destructora de las ciudades, que acompaña a Ares en las batallas y concibe junto a él a Enialio.
  • Eos: Diosa Titánide de la aurora, con la que Ares se acuesta, aunque no se sabe de hijos.
  • Eritia: Es una de las hespérides que cuidan de un hermoso jardín, con la que Ares engendra a Euritión.
  • Filónome: Seducida por Ares vestido de pastor, cuando ésta recorría los bosques en busca de caza junto a Artemisa. Tienen a los gemelos Parrasio y Licasto, amamantados por una loba.
  • Harmonía: Ninfa amada por Ares, de los que descienden las Amazonas (mujeres guerreras).
  • Harpina: Ninfa hija de Asopo y Metope. Es raptada por el dios Ares y llevada a Pisa, una antigua ciudad del Peloponeso, en la región de Élide, donde gobernó su hijo Enómao.
  • Ilia: O Rea Silvia en la mitología romana. Madre de los gemelos Rómulo y Remo fundadores de la ciudad de Roma.
  • Otrera: Una de las primeras reinas de las Amazonas, tiene junto a Ares a Antíope, Hipólita, Melanipa y Pentesilea.
  • Pelopia: Madre de Cicno junto a Ares.
  • Protogenia: Engendraron a Óxilo.
  • Tirine: Tienen a Thrassa.
  • Tritea: Hija de Tritón. Conciben a Melanipo, el fundador de la ciudad de Tritea.
  • Se le atribuyen más hijos de madre desconocida: Tereo, Niso, Lico, Alcón, Drías, Eagro (rey de los tracios), Licimnio y Partaón.

Mitos de Ares

La leyenda del Areópago

En esta colina de Atenas, se reúne el tribunal del mismo nombre, encargado de juzgar los crímenes de naturaleza religiosa. En la fuente sita al pie de la colina, Ares ve a Halirrotio, hijo de Poseidóny de Eurite, intentando violar a su hija Alcipe. El dios Ares da muerte al joven hijo de Poseidón, pero éste le hace compadecer ante el tribunal de los Olímpicos de esta colina, que finalmente lo absuelve.

La fundación de Tebas

Cuando Zeus rapta a Europa, el padre de ésta, manda desesperado a buscarla a sus otros hijos, entre ellos, Cadmo. Éste decide consultar el oráculo de Pitia, que le dice que abandone la búsqueda por que su misión es fundar una nueva ciudad. Debe seguir a una vaca blanca hasta que caiga exhausta, y allí construir unas murallas y fundar una ciudad. Así lo hace y la llama Cadmea, la futura Tebas.

Cadmo y el dragón

Como agradecimiento a los dioses, Cadmo debe sacrificar a la vaca en agua de un manantial cercano. Para lo cual manda a unos hombres a buscarla, pero no regresan. Entonces manda mas hombres, pero tampoco regresan. Cuando decide ir él mismo a comprobar que pasa, se encuentra que un enorme dragón se los ha comido a todos. Y en un ataque de furia lo mata y siembra sus dientes, según orden de Atenea. Pronto surgen de la tierra fuertes guerreros armados luchando entre ellos. Por fin, en esta guerra entre ellos sobreviven cinco, los Spartos, que ayudan a Cadmo a fundar la ciudad de Tebas.

El dios Ares se siente desafiado, con la muerte de su dragón sagrado. Zeus interviene para aplacar la furia de Ares y acuerda con éste que Cadmo le sirva durante ocho años, finalizados los cuales, se casa con Harmonía, hija de Ares y Afrodita y gobiernan Tebas durante muchos años.

Ares y los gigantes

Los dos gigantes Oto y Efialtes, mantienen al dios Ares encadenado y encerrado en un recipiente de bronce, durante trece meses (año lunar). Su pretensión era hacerse con el control del Monte Olimpo.

Puede ser que fuera liberado por Hermes, o quizás Artemisa a cambio de acostarse con Oto. Fuera como fuese, Ares queda libre. Sin embargo, los gigantes siguen con la idea de gobernar el Olimpo, y destruir a los dioses. Según la profecía, ellos no pueden ser destruidos por ningún humano ni por ningún dios, con lo cual parecen estar tranquilos. Pero Artemisa se convierte en un joven cervatillo, de manera que cuando los hermanos lanzan sus flechas para matarlo, la diosa las esquiva, matándose el uno al otro y cumpliendo así la profecía.

Ares y Afrodita

La diosa Afrodita es infeliz en su matrimonio con Hefesto, el dios de la forja. Por ello, la diosa comete adulterio con Ares. El dios Helios informa de esto a su marido, y éste pretende sorprenderlos en el lecho mientras está fuera. Para ello coloca una red de cadenas invisibles para inmovilizarlos. Efectivamente quedan inmóviles al salir el sol, y Hefesto avisa a todos los dioses del Olimpo para que se burlen de ellos, pero las burlas recaen sobre él mismo. Cuando son liberados, Ares huye a su tierra natal, Tracia.

Ares y Adonis

El dios Ares, celoso de la relación de Afrodita con Adonis, se convierte en jabalí y lo mata a cornadas. Afrodita lo toma en sus brazos agonizante, y de cada gota de sangre que cae a la tierra, nace una anémona. Adonis desciende al Hades, pero Afrodita le pide a Zeus que le permita pasar una parte del año con él, y así es, la primavera y el verano. De tal forma que en otoño e invierno vuelve al inframundo.